Ahorra dinero con eventos virtuales

… y hazlo antes de la próxima recesión

Hay una realidad que marca el futuro de los países: la economía es cíclica. Esto significa que todos los ciclos económicos terminan en una recesión, y cuando han pasado más de 10 años de la última crisis, son muchos los expertos y responsables de las empresas españolas que se preguntan cuándo será la próxima.

Según unas recientes declaraciones del Banco de España, la economía mundial afronta el año 2019 en una “clara fase de desaceleración”, de en torno a tres décimas hasta un crecimiento del 3,3%. Esta entidad afirma además que en España existen ya varias señales de agotamiento del crecimiento, que, aunque de momento no son las propias de una crisis nacional, “no hay que descartar que el entorno internacional lleve a una recesión en nuestro país”.

A nivel empresarial, también nos encontramos con una serie datos que las empresas no deberían pasar por alto si desean mantener la evolución de sus negocios y comenzar a prepararse ante una futura recesión.

Así, según las conclusiones de un informe del Servicio de estudios de CaixaBank, el 79% del empleo creado desde 2013 tiene una eficiencia productiva inferior a la media. Además, se destaca el hecho de que en los últimos 20 años, el rendimiento en el trabajo en España ha crecido a un ritmo inferior al europeo (un incremento del 0,7% frente al 1,1% de Europa).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) afirma, por su parte, que en el periodo de 2018, en nivel de eficiencia empresarial no creció nada en absoluto, estancándose por primera vez desde 1999. Estos datos sitúan la productividad española a la cola de Europa, una realidad consensuada también por el documento IDEAS, elaborado por la Fundación I+E y Deusto, que posiciona a España en el puesto 29 de las 32 economías analizadas.

Todas estas estadísticas nos alejan muy mucho de otros socios europeos como Alemania y Francia, cuyo crecimiento ha sido de un 8,5% y un 2,2%, respectivamente.

Ahorra dinero con reuniones virtuales

Algunos expertos aseguran que el panorama económico español no es tan negro en un futuro inmediato, pero todos coinciden en asegurar que estamos ante un panorama incierto, por lo que las empresas deberían comenzar a tomar medidas eficientes que permitan el ahorro de costes en diferentes áreas del negocio, para poder asegurar la continuidad del negocio.

Reuniones virtuales: combinación de innovación y ahorro

La transformación virtual hace tiempo que está irrumpiendo con fuerza en numerosos sectores clave para el desarrollo de los negocios. Entre ellos, la organización de eventos y de reuniones corporativas. De hecho, las empresas valoran en gran medida sus ventajas, apostando firmemente por incluir los eventos virtuales en sus estrategias.

Los beneficios de las reuniones virtuales ofrecen a las empresas son numerosos si los comparamos con los encuentros presenciales. Dejando de un lado factores clave, como son un incremento de la visibilidad y la audiencia o un retorno más medible del ROI, una reunión virtual consigue un objetivo esencial: el ahorro.

Y es así porque los eventos virtuales, ya sean en formato de videoconferencia online, webinar o conferencias web, tienen la gran ventaja de conectar a varias personas a la vez sin importar dónde se encuentren. Esto permite una gran reducción de costes en su organización y la nula inversión que hay que realizar en materia de desplazamientos, viajes o alquiler de espacios.

En este sentido, las reuniones virtuales son una excelente herramienta para a llevar a cabo conferencias online entre las distintas sedes de una empresa, establecer un sistema de videoconferencia inmediato con trabajadores remotos de cualquier parte del mundo o promocionar los servicios de una compañía sin la necesidad de utilizar varios espacios físicos, sino una única sala virtual de reuniones.

Por lo tanto, el impacto que tienen en la inversión es mucho menor que el causado por los eventos presenciales, y por ello las compañías deberían incorporarlos a su día a día como una forma de ahorro muy eficaz.

Ahorra dinero con networking virtual

Como datos curiosos que demuestran cómo los gastos de los eventos tradicionales suponen un desembolso de dinero mucho más amplio de lo que a primera vista imaginamos, es importante destacar una estadística sorprendente de MeetGreen, la cual concluye que “en una conferencia presencial de cinco días, con 2.500 asistentes, se consumen hasta 62.500 platos desechables, 87.500 servilletas, 75.000 tazas y 90,000 latas o botellas”.

Cisco aporta conclusiones que también deberíamos tener en cuenta: durante la celebración de un evento virtual para 19.000 personas, la compañía estima que se impidió que 84.000 toneladas de dióxido de carbono llegaran a la atmósfera y se ahorraron 209.000 libras de desperdicios que habrían sido generados si el encuentro se hubiera desarrollado cara a cara.

Por último, de cara al ahorro de costes provenientes de los empleados, las investigaciones muestran que si un negocio permitiera a sus trabajadores conectarse desde su casa la durante solo la mitad de la jornada laboral, la empresa podría ahorrar un promedio 11.000 dólares por año.

Este nuevo panorama se abre cada vez más para los talentos del futuro, esos jóvenes emprendedores que están cambiando el paradigma del trabajo diario en una oficina. En este sentido, las reuniones virtuales son las herramientas más completas para motivar a los Millennials en el trabajo, ya que según las conclusiones de estos estudios, estos empleados remotos reducirían sus gastos personales entre 2.000 y 7.000 dólares al año en materia de costes de transporte y otros elementos relacionados con el trabajo.

Las cifras hablan por sí solas.

Si las compañías quieren estar preparadas para una futura recesión, es el momento de invertir en fórmulas eficaces que supongan un ahorro real y factible.

Recommended Posts